un recurso natural y ecológico de máxima cálidad. 

La cera de soja

  • Proviene de una fuente natural, renovable y biodegradable, por lo cual sus productos derivados no solo son amigables con el medio ambiente sino que además son sostenibles, a diferencia de las velas tradicionales de parafina cuya materia prima deriva del petróleo. La combustion de este material de origen vegetal no es tóxica y su utilización ayuda a promover la agricultura. Aptas para veganos. 

  • Posee un bajo punto de fusión entre 40° y 45°. La cera, al calentarse, se transforma en un tibio aceite traslucido que no quema e incluso puede ser utilizado para hacer masajes sobre la piel por su suave y ligera textura humectante. 

  • Las velas realizadas con ella tienen una mayor duración de entre 40-45 horas. Se consumen lentamente y el aroma es delicadamente liberado en el ambiente  por mayores periodos de tiempo.

  • Textura suave y cremosa que le otorga a las velas un acabado sumamente fino y delicado. Al quemarse la vela lo hace de forma pareja, manteniendo su estética por todo el tiempo que dure su consumo.

  • Se consumen en su totalidad sin dejar desperdicio y al hacerlo el vaso queda limpio para ser reutilizado.

  • Es muy fácil de limpiar y no produce hollin por lo cual al quemarse no mancha las paredes; se remueve de cualquier superficie con agua tibia como si fuese una mancha de manteca o aceite.